domingo, 23 de agosto de 2009

UN ESPAÑOL EN GUINEA

Una historia africana, Javier Reverte, Círculo de lectores, 2009, 155 páginas

Además de autor de varias novelas y de algún libro de poesía, Javier Reverte es probablemente en la actualidad el mejor escritor español de literatura de viajes. Reverte es un gran conocedor de África, continente que ha recorrido en numerosas ocasiones y cuyas experiencias viajeras ha contado en algunos libros inolvidables. Como ya hiciera en El médico de Ifni, el escritor madrileño ha ambientado su última novela, Una historia africana, en una de las antiguas colonias españolas en África. En esta ocasión en Guinea Ecuatorial.

Allí transcurre la historia del médico Luis Urzaiz entre los años 1967 y 2004. Procedente de una familia pamplonesa bien situada, Urzaiz llega a Guinea en las vísperas de su independencia. Dos años después, en medio de una fuerte reacción antiespañola, su esposa, también perteneciente a una rica y católica familia navarra, con su hijo de un año y otro en camino, debe abandonar apresuradamente el país. Urzaiz, sin embargo, permanecerá en la excolonia donde vivirá las vicisitudes históricas que allí se suceden. Instalado en la ciudad meridional de Cogo -Puerto Iradier en época española-, el médico se mantiene al frente de su hospital pero no puede escapar a la vorágine política que se apodera del país. Los cadáveres que descienden por los ríos que forman el estuario de Río Muni indican las sucesivas oleadas de violencia desencadenadas primero por Macías y luego por su sobrino Obiang.

La novela muestra también la evolución personal de Urzaiz, que va desprendiéndose de sus creencias religiosas, fuertemente arraigadas en su mujer y en sus respectivas familias con quienes acaba rompiendo sus vínculos. Eso hará que su relación con el Padre Diego, el otro español que queda en Cogo, sufra diversos altibajos. La novela muestra fielmente diferentes aspectos del país ecuatorial. Sobre todo la corrupción y la violencia políticas, pero también otros como la fuerte presencia de la sexualidad y las frecuentes relaciones con mujeres muy jóvenes, prácticamente niñas. Por otro lado, el supuesto papel de ayuda desinteresada del médico queda empañado por su vanidad, puesta de manifiesto en su reacción al no obtener el premio Nobel de la Paz para el que es propuesto en tres ocasiones. El nuevo encuentro entre Urzaiz y Mbama, antiguo policía de Macías, hace que la novela gane en tensión e intriga en sus páginas finales.

Una novela que se lee casi de un tirón, muy bien documentada, que ayuda a conocer mejor la dramática historia reciente de un país durante mucho tiempo estrechamente vinculado al nuestro.

Carlos Bravo Suárez

3 comentarios:

spanis rap dijo...

este libro es la polla. soy joven y paso casi completamente de los libros, este es el primer libro que me compro y es la ostia. me he quedado con las ganas de saber que pasa al final, pero aun asi el libro es de lo mejor que he leido en mi vida. yo soy guineano y la verdad, no esperaba que me fuece a gustar tanto. espero que pronto saquen otro, contando el final de la historia.

carlos bravo suarez dijo...

Me alegro de que te haya gustado el libro. Javier Reverte tiene algunos otros ambientados en África que tal vez también te gusten.

maria dijo...

Nací y viví en Kogo antes de la independencia y en la novela no refleja nada de la vida en Kogo y sus habitantes. Sòlo habla del médico y su amiga. No me disgustó pero hay mucha imaginación del autor.