viernes, 3 de agosto de 2018

OTRA NOVELA JUVENIL DE CARE SANTOS


La barcelonesa Macarena Santos (Mataró, 1970), conocida por todos como Care Santos, es una escritora inquieta, prolífica y versátil que compagina, desde prácticamente sus inicios literarios, narraciones para adultos (“El aire que respiras”, “Deseo de chocolate” y “Media vida” son las más recientes) con una abundante y exitosa producción de novelas juveniles. Su último relato para jóvenes lectores es “Verdad”, continuación de la anterior “Mentira”, que fue la novela ganadora del Premio Edebé de Literatura Juvenil en 2015 y reseñada aquí hace un par de años.

“Mentira” contaba la relación entre Éric y Xenia, dos adolescentes de procedencias sociales y económicas opuestas que se conocen a través de un foro literario de Internet. Ella es una brillante estudiante de una familia de clase alta barcelonesa y él procede de un barrio marginal del extrarradio urbano y cumple condena en un correccional de menores, acusado de un asesinato que finalmente se descubre que no cometió. De un enamoramiento y una relación virtuales pasan al conocimiento real y a la consolidación de sus sentimientos mutuos.

En “Verdad” nos encontramos con Éric recién salido de la cárcel y acudiendo al centro de Barcelona para encontrarse con Xenia. Sin embargo, los padres de ella van a impedir que la relación siga adelante efectuando un rígido control sobre la joven. La novela se centra esta vez en las dificultades de Éric para adaptarse a su nueva vida en libertad. Deberá enfrentarse a los prejuicios que le impiden encontrar un trabajo que nadie le proporciona al conocer sus antecedentes penales. Además, en cuanto vuelva a su barrio y al bar de su tía, no tardará en caer en la órbita de las mafias de la droga que quieren incorporarlo de nuevo a sus influyentes redes. La novela transcurre así por ambientes duros y marginales, con una desesperada lucha por la supervivencia y momentos de violencia física y fuertes presiones a las que Éric intenta responder con una mezcla de fortaleza interior y astucia.

A pesar de la dureza general del relato, hay también en esta segunda parte espacio para el gusto por la literatura, una afición que Éric consigue mantener en medio de la vorágine en que se ve atrapado. Gracias a su interés por la lectura entablará amistad con una joven bibliotecaria y encontrará trabajo como lector de un chico ciego llamado Hugo. Por cierto que este nuevo personaje ganará protagonismo en la tercera parte del relato, según anunció la propia Care Santos en una reciente presentación de su nueva novela. En “Verdad”, además del libro “El guardián entre el centeno”, que ya aparecía en “Mentira”, cobran especial protagonismo, entre otras, las referencias a “El principito”, de Saint-Exupéry.

Care Santos domina con soltura este tipo de relatos, en los que tiene ya gran experiencia y oficio. A través de un estilo rápido y directo, y con capítulos breves, imprime al texto un ritmo vertiginoso y lo dota de un suspense que suele enganchar a los lectores jóvenes. Además, no necesita caer en el lenguaje soez o la violencia gratuita para lograr sus objetivos.

Tal vez no tenga la fuerza de la primera entrega, pero “Verdad” se lee casi de un tirón y es muy posible que guste tanto como la anterior al público adolescente y juvenil al que va dirigida. Como se ha comentado, la propia autora ha anunciado ya la preparación de una tercera entrega, lo que pone de manifiesto su meritoria dedicación a la literatura y su prolífico trabajo, que combina estas exitosas novelas juveniles con otras más ambiciosas y complejas dirigidas a un público más exigente y adulto. Esperaremos la tercera parte de esta serie que tiene al joven Éric como protagonista.

“Verdad”. Care Santos. Editorial Edebé. 2017. 268 páginas.

No hay comentarios: