viernes, 27 de agosto de 2010

EL CURIOSO CASO DEL GENERAL MUR Y SU YERNO FILIPINO


Hace algún tiempo escribí en este mismo diario un largo artículo, publicado en dos entregas, sobre algunos de los personajes más ilustres que a lo largo de la historia han nacido en la villa ribagorzana de Graus. En él mencionaba, casi de pasada y sólo citándolo por su nombre, al militar Esteban Mur Martínez, que vivió entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera del XX y alcanzó el grado de general.

Un tiempo más tarde, me abrí un blog donde colgué muchos artículos que había escrito hasta entonces y al que voy sumando los que publico con regularidad en este diario. Entre los primeros, figuraba el titulado “Algunos grausinos ilustres” al que me acabo de referir. Hace cosa de un año, primero en este artículo y después en el último añadido al blog en aquel momento, encontré sendos comentarios del señor Victorino Manalo. El primero estaba escrito en inglés y el segundo en un español algo arcaico e inseguro. En ellos, el señor Manalo me decía que escribía desde Filipinas y me solicitaba amablemente la información de la que yo dispusiera sobre el general Mur Martínez, quien según afirmaba era su tatarabuelo. Llevaba tiempo buscando sin conseguirlo noticias históricas sobre él y se lamentaba de que en su país mucha documentación hubiera sido destruida durante la Segunda Guerra Mundial. En ambos comentarios, el señor Manalo dejaba su dirección de correo electrónico para que yo pudiera ponerme en contacto con él.

Así lo hice, indicándole que debía buscar entre mis papeles las informaciones que tenía sobre el general Mur Martínez, cuya procedencia no recordaba en ese momento, y que en cuanto las encontrara se las enviaría sin dilación. En su respuesta, el señor Victorino Manalo me proporcionaba los datos de los que él disponía sobre su tatarabuelo. Me decía que Leonor Mur, hija del general grausino, se había casado en 1893 en Barcelona con su bisabuelo Felino Cajucom, un filipino natural de la provincia de Nueva Écija que había viajado a España formando parte de un grupo de jóvenes nativos enviados a nuestro país para realizar estudios. Hay que recordar que en aquella época las islas Filipinas eran todavía una de nuestras últimas colonias de ultramar. Como es sabido, el lejano archipiélago asiático y las posesiones americanas de Cuba y Puerto Rico, únicos vestigios del gran imperio español, se perdieron definitivamente en el año 1898.

Al señor Manalo le parecía una cosa maravillosa que un nativo filipino se hubiera casado con una mujer española. La pareja, según me decía, se había trasladado a Filipinas tras su matrimonio en Barcelona. Sin embargo, poco tiempo después, entre 1896 y 1898, se produjo la rebelión isleña contra el dominio español. En esos años, Felino Cajucom se convirtió en uno de los generales del ejército revolucionario filipino que lucharon contra las tropas españolas. Y ahora llegaba la cuestión más importante para el señor Victorino Manalo: según creían sus familiares era muy probable que el general Mur Martínez hubiera estado en esos años en las Islas Filipinas luchando contra los rebeldes. De ser así, suegro y yerno habrían combatido en bandos enfrentados durante aquel violento conflicto. Y eso era lo que él quería saber con seguridad y para lo que reclamaba mi ayuda y colaboración.

Tras recibir su interesantísimo correo, me puse de inmediato a buscar más a fondo entre mis papeles. Tal y como creía, encontré información sobre el general Mur Martínez en unos apuntes mecanografiados sobre la historia de Graus que hacía unos años me había facilitado el señor Juan José Arenas Gambón. El señor Arenas, con quien en aquel tiempo establecí una relación intelectualmente muy fructífera, es nieto de Marcelino Gambón, amigo y brillante discípulo de Joaquín Costa y fundador y primer director de la centenaria publicación escrita “El Ribagorzano”. Desgraciadamente, el señor Arenas es hoy un anciano enfermo alejado de cualquier relación social, pero durante buena parte de su vida ha sido un hombre estudioso y gran conocedor de la historia de la villa de Graus. En sus apuntes encontré algo más de dos caras completas de un folio dedicadas al general Esteban Mur Martínez. Las leí con atención, las escaneé y, por correo electrónico, se las envié al señor Manalo.

En esas informaciones, en resumen, podía leerse que Esteban Mur Martínez había nacido en Graus a mediados del siglo XIX en el seno de una familia humilde. Como otros muchos en su tiempo, entró en el ejército para intentar mejorar su situación económica y las escasas expectativas de futuro que le ofrecía su pueblo natal. El joven logró ir ascendiendo trabajosamente en el escalafón militar a lo largo de su dilatada carrera. Fue destinado primero a Cataluña y en esa región participó en algunas escaramuzas contra la guerrilla carlista. Ingresó en el ejército colonial y en 1879 fue enviado a Cuba donde ascendió a capitán. Regresó a España en 1886 y fue destinado nuevamente a Cataluña, lugar en el que permaneció hasta 1896. En este año fue enviado a Filipinas y allí participó en la guerra que contra los rebeldes isleños acababa de comenzar. Su destacado papel en algunas acciones militares, que se detallan en las notas citadas, le valió su ascenso a comandante. ¡Las sospechas del señor Victorino Manalo quedaban por lo tanto confirmadas! Su tatarabuelo y su bisabuelo, suegro y yerno uno del otro, habían coincidido en el archipiélago filipino y habían luchado en los dos bandos enfrentados en aquella guerra finisecular.

En los apuntes del señor Arenas se dice que el militar grausino fue repatriado a España desde Filipinas por haber contraído una enfermedad en su larga estancia en aquellas lejanas islas. Es de suponer que su vuelta a nuestro país se produciría en 1898, coincidiendo prácticamente con el final del conflicto y la derrota definitiva del ejército español. Esteban Mur fue destinado de nuevo a Cataluña, donde alternó estancias entre Barcelona y Tarragona. Continuó logrando sucesivos ascensos en el escalafón militar y el 28 de junio de 1928 fue nombrado general de brigada de la primera reserva. Según se recoge en los citados apuntes, su permanencia en activo en el ejército se prolongó durante cuarenta y cinco años, dos meses y dos días.

Por dos esquelas publicadas en el diario “La Vanguardia”, que pude localizar en la hemeroteca digital de dicho periódico barcelonés, sabemos que el general Mur Martínez murió en Barcelona el 24 de enero de 1936. En esas notas necrológicas se cita a sus dos hijos Ángel y Leonor y a sus hijos políticos Aurora Serra y Felino Cajucom. Junto a los nombres de Leonor y Felino se añade entre paréntesis la palabra “ausentes”. La esposa del general, Doña María Estaña de Mur, había fallecido también en Barcelona a finales de mayo de 1905.

Gracias a la hemeroteca digital del citado diario catalán he podido conocer también otros datos interesantes de la familia. En las notas de sociedad del año 1893 se recogen la graduación de Leonor Mur como concertista de piano en el Liceo de Barcelona y la del joven Felino Cajucom como nuevo licenciado en derecho. En diciembre de ese mismo año se produjo la boda entre ambos en la ciudad condal, a la que siguió un viaje a París como luna de miel. Ni el señor Victorino Manalo ni yo hemos podido averiguar la fecha exacta de su traslado a Filipinas, pero éste se produciría poco tiempo después, ya que en 1896, cuando se inicia el levantamiento filipino contra la ocupación española, Felino Cajucom Sarena es uno de sus más destacados cabecillas. La rebelión filipina contra los españoles fue encabezada, como es sabido, por las clases más acomodadas de aquella sociedad isleña.

Tras recibir las informaciones sobre su tatarabuelo, el señor Manalo me contestó muy agradecido y satisfecho por tener la confirmación definitiva de que sus dos antepasados habían tomado parte en la guerra filipina en los dos bandos enfrentados, como él y su familia sospechaban desde hacía un tiempo. En su correo de respuesta añadía otra información según la cual sus padres creían que, en pleno conflicto, el general Felino Cajucom había tenido que pedir permiso a su suegro para que las tropas españolas dejaran pasar a su mujer y a sus tres hijos que deseaban regresar a España.

Por otros contactos con el señor Victorino Manalo he reconstruido parte de la historia de su familia en Filipinas. Después de vivir unos años en Barcelona, en una casa de la calle Muntaner, Leonor Mur de Cajucom y sus tres hijos (Alfonso, José y María) volvieron al archipiélago filipino tras la guerra contra España y la posterior invasión estadounidense de las islas. De los tres hijos de Felino y Leonor, Alfonso murió joven, José se casó en Barcelona y María se casó, con gran enfado de su padre que intentó por todos los medios evitar ese enlace, con un primo hermano suyo llamado Antonio Manalo. De ese matrimonio nacieron seis hijos: Felino, Elena, Antonio, Leonor, Basilio y María Julia. Todos se casaron y tuvieron grandes familias, salvo Elena, que se convirtió en monja franciscana. De los seis, sólo Elena y María Julia siguen viviendo en la actualidad.

Basilio Manalo y Cajucom, padre de mi interlocutor Victorino Manalo, fue un gran violinista y un importante profesor de música en Filipinas. Realizó estudios en Estados Unidos, fue profesor en varias universidades filipinas, violinista de la Orquesta Sinfónica de Manila y director de la Orquesta Filarmónica de Filipinas. Murió en 2008. Su hijo, el señor Victorino Manalo, ha sido hasta hace poco tiempo director del Museo Metropolitano de Manila, a cuya gestión continúa ligado. Es licenciado en Humanidades y ha realizado estudios en Estados Unidos. Es también un reputado escritor de cuentos y ensayos que ha recibido diversos premios literarios en su país.

De esta historia pueden extraerse al menos dos conclusiones: que las nuevas tecnologías permiten a veces los contactos más sorprendentes e insospechados y que la vida de algunas personas puede parecerse en ocasiones al argumento de una novela o una película. Como se dice con frecuencia, la realidad puede llegar a superar a la propia ficción. Así ocurrió en el curioso caso del general Esteban Mur Martínez y su yerno filipino que acabamos de contar en estas líneas.

Carlos Bravo Suárez

(Imágenes: Retrato del general Mur Martínez en 1918, retrato de Felino Cajucom, esquelas del general Mur y de su esposa publicadas en La Vanguardia en 1936 y 1905 respectivamente, estado actual de la casa de Graus en la que nació el general Mur en el actual nº 15 -ahora conocida como casa de la Francha- de la calle que hoy lleva su nombre y placa en su honor colocada en su fachada)

(Artículo publicado en el número especial de las fiestas de San Lorenzo del Diario del Alto Aragón, el 10 de agosto de 2010)

Casi un año después de escribir este artículo, la familia Mur, de casa La Sopa de Graus, me facilitó la fotografía del general Mur que he colgado al inicio de esta entrada. La foto estaba en la casa citada y, como puede leerse en ella, fue realizada en Barcelona en 1918.

4 comentarios:

Xavier Carreras dijo...

Gracias por el articulo.
Me pareció muy interesante. Ya que todos ellos, también forman parte de mi arbol genealogico, aunque indirectamente.
Uno de los Mur, Angel Mur Serra, se casó con una Carreras, Merce Carreras Marti. Yo vengo de esa rama de los Carreras.
Un saludo y gracias!

xevieli@hotmail.com

carlos bravo suarez dijo...

Muchas gracias, Xavier, por leer mi blog.Quedamos abiertos a futuros contactos.
Saludos.

Pedro Larrauri dijo...

Interesante artículo y excelente trabajo. Desde luego podía hacerse una película.
El bisabuelo de mi mujer Manuel de Ugarte, de Fuenterrabía-Hondarribia, también estuvo en Filipinas en esas épocas; y mi abuelo emigró (sólo hace 80 años) a esas islas y se casó con una filipina.
Saludos: Pedro Larrauri. Vigo.

Anónimo dijo...

Bonjour ,
Je suis très intéressée sur votre article concernant mon arrière arrière...grand père le général mur .
Ma grand mère philomene mur me parlait souvent de son grand-père j'ai très peu d'archive le concernant pouvez vous m'indiquer votre blog le concernant .
Merci !