jueves, 23 de febrero de 2017

DE TRONCEDO A RAÑÍN POR CAMPANUÉ Y PALLARUELO




















Por segunda semana consecutiva, el Centro Excursionista Ribagorza (CER) realizó el pasado domingo una excursión por tierras del Sobrarbe. En este caso, por la zona más oriental del municipio de La Fueva, en los límites con la comarca de Ribagorza.

Fuimos veintiuna las personas que nos dimos cita en Graus a las siete de la mañana para dirigirnos, por la carretera de Panillo, en autobús hacia Troncedo (1.008 m.). Un poco antes de llegar a este bonito pueblo, justo en la pista señalizada a la derecha que lleva a Caballera, iniciamos nuestra caminata a las 7.45 horas. Siempre por la pista, al cabo de una media hora llegamos a una bifurcación. Dejamos a la derecha el camino a Caballera y tomamos el de la izquierda, siguiendo siempre las marcas blancas y amarillas del PR-HU190. Transcurrida aproximadamente una hora desde la salida, alcanzamos La Torre, uno de los despoblados del disperso y extenso municipio de Pallaruelo, integrado actualmente en La Fueva. Constaba Pallaruelo de siete núcleos, hoy todos deshabitados: La Villa, La Torre, Solanilla, Cotón, Lenero, La Ixantigosa y Rolespé.

Junto al caserío de La Torre, a la izquierda del camino, hicimos una breve parada para reagruparnos. Dejamos a nuestra izquierda el indicador del sendero (al que luego volveríamos) que lleva a La Villa, Solanilla y Rañín y continuamos, siempre por pista, en progresiva subida, en dirección a la cima de la sierra de Campanué. El camino transcurre por bosque de pinos con aliagas, bojes y algunos quejigos y, a medida que avanzábamos, ofrecía más amplias vistas de las vertientes sobrarbense y ribagorzana. En la primera, veíamos el valle de La Fueva y algunos de sus pueblos, enmarcado entre el redondeado tozal de Palo al sur, la sierra coronada por Muro de Roda al este y la Peña Montañesa y Cotiella por el norte. En la zona oriental, y ya en el lado ribagorzano, el Turbón, envuelto en una ligera neblina, y algunos pueblecitos del valle de Bardají. Tras un último tramo de empinada subida, a las 10.45 horas, llegamos a la cima de Campanué, situada, según reza un pequeño indicador de madera, a 1549 m. de altitud.

En Campanué, hicimos una larga parada para reponer fuerzas comiendo algo y para disfrutar de las magníficas vistas desde lo alto. Tras hacernos un par de fotos de grupo, iniciamos la bajada retornando por el mismo camino hasta La Torre (1.165 m.), donde tomamos el sendero (también PR-HU190) que lleva a Rañín, pasando antes por La Villa y Solanilla. De La Torre a La Villa hay un kilómetro y medio y se llega cruzando el barranco de Piomoro. La Villa era el núcleo principal de Pallaruelo. Allí quedan la iglesia, el cementerio y, en lo más alto de un cerro, los exiguos restos del castillo de lo que fue una antigua baronía. Hasta ellos subimos para disfrutar de hermosas vistas de La Fueva. El peligroso estado de ruina de su caserío, y en particular de su iglesia, desaconsejó adentrarse con el grupo hasta ella para evitar el riesgo de posibles desprendimientos.

Otro kilómetro y medio separa La Villa (1.085 m.) de Solanilla (1.140 m.), despoblado de tres casas con una vieja ermita emboscada y en ruinas. Tras cruzar el barranco de la Villa, la subida a Solanilla transcurre por un bonito camino de herradura con restos de paredes de piedras a los lados. Dejamos Solanilla a la derecha y continuamos camino hasta el Collado de la Sierra, situado a 1.155 m. de altitud y desde donde divisamos ya claramente Rañín, punto final de nuestro recorrido. Hasta allí descendimos por una corta y pronunciada bajada, casi toda entre húmedo bosque de pinos. A las 14.45 horas llegamos al autobús que nos esperaba a las afueras del pueblo. Habían sido 23 km de recorrido en siete horas de caminata con paradas.

Carlos Bravo Suárez 

Fotos: Grupo en la cima de Campanué, escultura cerca de Troncedo, La Torre (dos fotos), en la cima de Campanué (dos fotos), La Villa de Pallaruelo (cinco fotos), cruzando el barranco de La Villa, en el camino de La Villa a Solanilla, Solanilla, bajando del Collado de la Sierra, Rañín, mapa y perfil de la excursión.

Artículo publicado en Diario del Alto Aragón