domingo, 5 de marzo de 2017

REDENCIÓN

Tras la lectura hace un par de años de la magnífica “No hay cuervos”, que reseñamos en esta sección, esperaba con impaciencia la publicación en España de la nueva novela del escritor estadounidense John Hart (Durham, Carolina del Norte, 1965). Por eso, en cuanto pude, leí “Redención”, publicada también en nuestro país por la meritoria editorial Pàmies, con traducción del inglés de Cristina Alegría Gereñu. John Hart es un autor muy reconocido en Estados Unidos, el único que ha ganado por dos años consecutivos el prestigioso premio Edgar de novela negra. Tal vez no sea “Redención” una novela tan redonda como “No hay cuervos”, pero es, sin duda, una espléndida novela. Con todos los ingredientes, maestría y ritmo narrativo del mejor género negro.

“Redención” ocurre en Carolina del Norte, en una ciudad “con más de cien mil habitantes dentro de sus límites y el doble repartido por todo el condado”, con sus escandalosas diferencias de clases, una tasa de desempleo que duplica la media nacional y unos vicios, secretos y ambiciones inconfesables que se disimulan detrás de una falsa y aparente normalidad. El principal personaje de la novela es Elizabeth Black, una mujer policía, hija de un pastor protestante, que está siendo investigada por funcionarios policiales, acusada de haberse ensañado matando de 18 disparos a dos violadores negros que habían secuestrado a la joven Channing, hija de una rica familia de la ciudad. Otro policía, Adrian Wall, por quien Elizabeth siempre sintió antes gran admiración por su integridad profesional, acaba de salir de la cárcel, donde ha sufrido crueles vejaciones, tras trece años de condena por la supuesta muerte de una mujer casada con la que mantenía relaciones. Gideon es el hijo de la asesinada, un niño de 14 años que vive en un estado de abandono con su padre alcohólico en una zona marginal de la periferia urbana. Deseoso de vengar la muerte de su madre, Gideon espera la salida de Adrian de la cárcel para intentar matarlo con la vieja pistola que le ha robado a su padre. Elizabeth, inclinada a ello por su carácter y su tendencia a defender causas perdidas, está empeñada en proteger y redimir a Gideon y Channig, procedentes de estratos sociales antagónicos. Por si fuera poco, en una vieja iglesia abandonada en medio de un bosque del condado, aparecen nuevas mujeres asesinadas, de manera similar a como lo fue trece años atrás la madre de Gideon.

Aunque este argumento, todavía mucho más complejo de lo aquí esbozado, pueda hacer pensar lo contrario, no estamos para nada ante una novela truculenta y demasiado enrevesada. Aparecen muchos personajes y ocurren en ella muchas cosas, pero combina con acierto verosimilitud, un ritmo trepidante y una intriga sostenida hasta el final, sin caer en ningún momento en la sobrecarga o el exceso. El dolor, la amistad, la venganza, la ambición, la violencia, la irracionalidad y, por supuesto, la redención son algunos de los temas espléndidamente tratados en esta magnífica y recomendable novela, que atrapa y apasiona desde el principio y que, pese a sus cuatrocientas páginas, se lee con facilidad y entusiasmo.

Narrada en tercera persona por un narrador omnisciente -aunque con alternancia de protagonista en los distintos capítulos (más de treinta) que componen el relato-, se intercalan en cursiva fragmentos protagonizados por un personaje desconocido, conformando así una segunda historia en paralelo que contribuye a aumentar, si cabe, la intriga y el misterio de la novela. Como en “No hay cuervos”, John Hart construye de nuevo una extraordinaria arquitectura narrativa para contarnos una historia compleja, en la que nada se escapa y todo tiene su encaje en una perfecta estructura magistralmente diseñada.

Hay similitudes y paralelismos entre las novelas de John Hart (al menos en “No hay cuervos” y “Redención”) y las de otros escritores norteamericanos actuales. Se han destacado los ecos de autores como Dennis Lehane o Daniel Woodrell (del que hemos reseñado aquí “Los huesos del invierno” y “La muerte del pequeño Sug”), novelistas que muestran el lado más oscuro del sueño americano. Desde luego, John Hart merece ser mucho más conocido en nuestro país, porque sus novelas son de lo más destacado del género negro publicado por estos lares en los últimos años. Quedamos a la espera de su próximo libro.
 
Redención”. John Hart. Pàmies Editorial. 2016. 400 páginas. 

Carlos Bravo Suárez