lunes, 1 de septiembre de 2014

EL CER Y LOS MONUMENTOS MEGALÍTICOS DE LA RIBAGORZA









Un año más el Centro Excursionista de la Ribagorza acude fiel a su cita con El Llibré de las Fiestas de Graus. Y lo hace para certificar otra completa temporada repleta de excursiones y actividades que han contado con una alta participación de gentes de todas las edades y procedencias geográficas. Seguimos superando los cuatrocientos socios y tenemos una importante presencia en la sociedad ribagorzana y en los medios de comunicación locales, provinciales y regionales.

Hemos seguido contando con la colaboración del Patronato Municipal de Deportes, cuyo respaldo queremos agradecer sinceramente, así como el trabajo cotidiano y casi diario, codo a codo con algunos de nosotros, de sus trabajadores y técnicos. De nuevo podemos también presentar un balance económico favorable que nos permite seguir autofinanciándonos dentro de nuestra vocación de servicio no lucrativo. Una vocación que se hace extensiva a nuestra voluntad de promocionar nuestro municipio y nuestra comarca, de manera desinteresada y con la mayor dimensión geográfica posible. También figura entre nuestras prioridades –y creemos que en buena medida vamos logrando este fin– fomentar la convivencia y las relaciones humanas entre los participantes en nuestras actividades. Ellos son, sin duda, nuestro mejor activo y quienes sostienen el éxito del CER en los últimos años.

Y, como en ediciones anteriores, queremos escribir aquí unas líneas sobre algún aspecto geográfico y cultural de nuestra comarca vinculado a nuestras excursiones. En esta ocasión, nos referiremos brevemente a los monumentos megalíticos prehistóricos existentes dentro del territorio ribagorzano. Por casi todos ellos hemos pasado en algunos de los itinerarios recorridos por el CER en las últimas temporadas.

En la Ribagorza contamos con varios monumentos prehistóricos de gran interés. Entre todas ellas sobresale el conjunto megalítico de Cornudella, situado en el precioso bosque de robles de Transás, cerca de la casa Hostalet, en el actual municipio de Arén. Consta de dos dólmenes y un posible menhir. Los dos dólmenes de Cornudella, conocidos como la Cabaneta del Tancat de Dalt y la Cabaneta del Forno, son posiblemente los más importantes y mejor conservados de la provincia de Huesca. Otro interesante conjunto de dólmenes en nuestra comarca es el del Mas de Abad y el Mas de Balón, muy próximos a la localidad de Benabarre. De los dos del Mas de Abad, uno está completo y al otro le falta la losa superior o cubierta. El del Mas de Balón, de difícil localización y denominación geográfica errónea, también carece de cubierta. Otro dolmen ribagorzano, este también completo, es el de Seira. Se encuentra a escasamente dos kilómetros del originario pueblo de Seira, muy cerca de la margen derecha del río Ésera.

La palabra “dolmen” procede etimológicamente del bretón. Los términos “dol” y “men” significan respectivamente “mesa” y “piedra”. Los dólmenes son sepulcros megalíticos prehistóricos, utilizados para inhumaciones colectivas, que se construyeron principalmente en la vertiente atlántica europea durante el final del Neolítico y la Edad del Cobre, entre dos y tres mil años antes de Cristo. Los dólmenes encontrados en nuestra provincia se sitúan en la zona pirenaica. Algunos, en los altos valles septentrionales; otros, en las sierras exteriores más meridionales. Su distribución suele coincidir con el itinerario de caminos tradicionales, cabañeras para el ganado o pasos importantes y estratégicos. Esto hace pensar que estas construcciones tal vez tuvieran relación con la vida pastoril y que, además de su carácter funerario, sirvieran también como posible delimitación de territorios.

Otra muestra prehistórica de gran interés en la Ribagorza es el menhir de Merli, situado junto a un camino en un campo de cultivo, muy próximo a esta pequeña población del municipio de Isábena.  En los Llanos del Hospital de Benasque y en las laderas del monte Turbón, sendos círculos de piedras han sido considerados asimismo como monumentos megalíticos prehistóricos.

La despedida de esta colaboración no puede ser otra que la de desear a todos los grausinos y ribagorzanos unas felices Fiestas 2014. Y, a la vuelta de estos días de celebraciones y excesos, algunos de nosotros volveremos a encontrarnos caminando.

Artículo publicado en El Llibré de las Fiestas de Graus 2014.

Fotos: Dólmenes, menhir y bosque de Transás en Cornudella, menhir de Merli, dolmen del Mas de Abad en Benabarre, dolmen del Seira.

No hay comentarios: