martes, 19 de febrero de 2008

JEAN-JOSEPH SAROÏHANDY, EL LINGÜISTA DE LOS PIRINEOS

El lingüista y filólogo francés Jean-Joseph Saroïhandy (1867-1932) es considerado el descubridor científico de la lengua aragonesa. Durante más de treinta años -desde 1896 hasta 1932-, recorrió las dos vertientes de los Pirineos para estudiar y recoger materiales sobre los idiomas vasco, aragonés, catalán y occitano. En sus vacaciones estivales, a pie o en caballería, visitó multitud de pueblos y aldeas en busca de materiales lingüísticos que le permitieran conocer, estudiar y comparar las diferentes hablas vivas de la cordillera pirenaica. La gran cantidad de fichas y materiales recogidos en sus trabajos de campo le sirvieron para escribir algunos artículos en diversas publicaciones filológicas francesas de su tiempo. Esperaba alcanzar la edad de jubilación para poder elaborar trabajos más ambiciosos y completos. Sin embargo, la muerte le sobrevino en 1932 antes de poder llevar a cabo sus proyectos, y sus materiales, notas y apuntes quedaron olvidados en la Biblioteca Interuniversitaria de Burdeos sin que nadie se preocupara nunca más por ellos. En los últimos años, algunos estudiosos aragoneses y catalanes se han interesado por esa valiosa documentación lingüística y por fin, hace pocas fechas, buena parte de la dedicada a las hablas aragonesas ha visto la luz en nuestro país en un excelente libro titulado "Misión lingüística en el Alto Aragón", publicado por Xordica como nº 5 de la colección que lleva el nombre del ilustre filólogo francés. La edición ha corrido a cargo de Oscar Latas Alegre (Sabiñánigo, 1968), licenciado en Geografía e Historia y miembro del Consello d'a Fabla Aragonesa, y cuenta con un espléndido prólogo de Artur Quintana i Font, profesor de la Universidad de Heidelberg y autor de la reseña dedicada a Saroïhandy en la Gran Enciclopedia Aragonesa.

Abre la primera parte de "Misión lingüística en el Alto Aragón" un inventario del amplio legado aragonés perteneciente al fondo de Burdeos, constituido por 70 paquetes de fichas y 26 cuadernos de campo. Se transcriben varias notas biográficas sobre el lingüista francés, algunas de ellas escritas por colegas suyos, en algún caso como reseñas necrológicas tras su fallecimiento. Se cita a continuación la bibliografía de los ocho artículos que Saroïhandy publicó en vida sobre Aragón y el aragonés, y se traducen tres de ellos hasta ahora inéditos en España. Se citan los apuntes que el filólogo utilizó para sus clases de aragonés en el Collège de France entre 1920 y 1924: se transcribe la lección inaugural del curso y se resumen los apuntes utilizados en las demás sesiones. Se cierra la primera parte del libro con algunas referencias a los criterios de Saroïhandy sobre la delimitación lingüística de Aragón y a su inseguridad y dudas sobre las grafías que deben usarse en la lengua aragonesa. En la segunda parte, se publican, agrupados por comarcas, los materiales de literatura oral y los escritos recogidos por Saroihandy entre 1896 y 1906 en la provincia de Huesca. Los hay de Jacetania (Ansó, Hecho, Fago y Biniés), Hoya de Huesca (Ayerbe y Agüero), Somontano (Alquézar y Estadilla), Cinca Medio (Fonz), Sobrarbe (Plan, Parzán, Espierba, San Juan de Plan, Bielsa y Gistaín) y Ribagorza (Benasque, Foradada, Grustán, Besians, Graus, Torre de Ésera, Torres del Obispo, Perarrúa, Tierra de Graus  - parece que esta nombre correspondería a la Terrazuala-, Puebla de Castro y Puebla de Fantova). La tercera parte es un extenso vocabulario recogido en 139 poblaciones del Alto Aragón entre 1896 y 1913.

Jean-Joseph Saroïhandy nació en 1867 en Saint-Maurice-sur-Moselle, en la región de Los Vosgos. Su padre era originario del País Vasco francés, de un caserío que aún conserva el nombre de su apellido aunque nada tenga que ver ya con su familia. Cuando a los 18 años acabó el bachillerato, la muerte de su padre le obligó a ganarse la vida por sí mismo. Estuvo en Inglaterra e Irlanda trabajando como profesor de francés y en 1886 se fue a la Argentina donde aprendió el castellano. Dos años después volvió a Francia y obtuvo el certificado de profesor de español, lengua que enseñó en el College de France y en diversos institutos y centros de enseñanza del país vecino. Impartió además numerosos cursos de eusquera -idioma que dominaba a la perfección- y también de aragonés y catalán. Murió de una crisis hepática en junio de 1932.

Como hemos dicho, Saroïhandy visitó los Pirineos durante más de treinta años de su vida en las vacaciones estivales. En algunos casos tras recibir una beca, pero casi siempre por su cuenta, viviendo con sencillez y austeridad, movido siempre por su apasionado afán de conocer y estudiar las lenguas vivas de los pueblos y las aldeas de las montañas pirenaicas. Hasta 1913 se dedicó a recorrer sobre todo los dominios del aragonés y del catalán, a partir de ese año se ocupó casi en exclusiva de la lengua vasca.

Joaquín Costa tuvo mucho que ver en que Saroïhandy visitara por primera vez el Alto Aragón. En 1878, Costa había publicado un trabajo sobre los dialectos ribagorzanos que interesó al gran lingüista francés Alfred Morel-Fatio, quien envió a su discípulo Saroïhandy a realizar investigaciones sobre el terreno. Morel-Fatio puso al joven estudioso en contacto con Costa y éste le preparó con esmero su estancia en Graus. Así lo explica el gran polígrafo en su prólogo al "Informe Saroïhandy" publicado en 1902 en la Revista de Aragón: "El joven profesor se instaló en Graus, donde ayudado eficazmente y con la mejor voluntad por la juventud inteligente de aquella villa, Dámaso Carrera, Ruperto Sazatornil, Vicente Solano, Vicente Mur, Marcelino Gambón, etc, y previas algunas excursiones a lugares de los contornos, como Grustán, y a poblaciones más apartadas, pero situadas en la misma línea isoglosa de Graus, como Fonz, pudo fijar en breve plazo la gramática, la fonética y demás del primero de los dialectos del grupo, que ya él hablaba a las pocas semanas con la misma propiedad y corrección de los naturales del país.(...) Propónese un volumen dedicado por entero a la lengua aragonesa". Y, constatando la importancia de la visita, concluye Costa: "No olvidemos nosotros que le debemos ese servicio eminente: el haber iniciado el estudio científico del habla aragonesa".

Saroïhandy llegó a Graus por vez primera en 1896 y se hospedó en Casa Samblancat. Sobre el excelente recibimiento que tuvo en la villa ribagorzana escribe una carta en francés a Costa que se encontraba entonces en Madrid: "Estoy desde hace varios días en Graus donde he recibido la acogida más cordial. Se hace demasiado por mí. (...) Me llevaré de Graus el mejor recuerdo, y creo que la lengua que se habla aquí interesará mucho". También Morel Fatio escribe a don Joaquín dándole las gracias por lo bien que dispuso la visita de su discípulo. Durante los años siguientes, Saroïhandy regresaría siempre al Alto Aragón y sobre todo a esa comarca de la Ribagorza que tan bien le había acogido.

Se transcriben, como se ha dicho, en el libro editado por Oscar Latas tres artículos de Saroïhandy hasta ahora inéditos en castellano. El primero, titulado "Un saint bordelais en Aragón" (1906), es un estudio más bien etnológico sobre San Úrbez con material recogido en Nocito, donde se encuentra el santuario dedicado a este santo francés. Más interesantes desde el punto de vista filológico son las notas sobre el Poema de Yúçuf ("Remarques sur le Poème de Yuçuf", 1905) referidas a una composición en verso sobre la leyenda de José, hijo de Jacob, en su cautiverio en Egipto tras ser vendido como esclavo por sus hermanos. Se trata de un texto aljamiado, es decir, en español pero escrito en caracteres árabes. Existen dos manuscritos incompletos del poema, ambos en Madrid, uno en la Biblioteca Nacional y otro en la Academia de la Historia. Tras una brillante argumentación filológica en la que se comprueba el gran conocimiento que Saroïhandy tenía de las hablas aragonesas, el lingüista francés defiende la tesis de que se trata de una composición escrita por moriscos altoaragoneses que utilizaban alguna de las hablas de la zona geográfica entre Graus y Boltaña mezclada con el castellano, y cree que los manuscritos son copias posiblemente realizadas en el siglo XVI de originales quizás del siglo XIV. El tercer texto inédito y ahora publicado es un estudio sobre una pastorada de Perarrúa ("La Pastorada de Perarrúa", 1916), que se transcribe en la segunda parte del libro. Saroihandy explica que en Ribagorza se localiza este tipo de teatro popular representado en las fiestas patronales, al aire libre, en la plaza pública, y que consiste básicamente en un diálogo humorístico entre dos pastores. La de Perarrúa se celebraba el 26 de julio, día de Santa Ana, y la copia que utiliza Saroïhandy cuenta con 459 versos octosílabos, la mayoría con rima asonante. En toda ella, salvo en la despedida en que utilizan el castellano, los dos pastores, Paluguiño y Pericoñón, hablan en el dialecto ribagorzano local. Saroïhandy, para reafirmar la importancia lingüística de estas composiciones populares, recuerda que Costa hizo escribir la de Capella para el filólogo francés G. Herelle, que depositó la copia en la Biblioteca Nacional de París. Entre los materiales de Saroïhandy que ahora se publican encontramos otra pastorada completa, compuesta por el cura de Grustán, mosén Vicente Solano, para la fiestas de Charo en La Fueva, y fragmentos de otras tres: una de Besians y otras dos posiblemente de La Puebla de Fantova y de Foradada del Toscar.

Por lo que se deduce de su principal artículo "Vestiges de phonétique ibérienne en territoire roman" (1913) y de los apuntes utilizados para sus clases, Saroïhandy dividía el territorio altoaragonés en cuatro zonas lingüísticas: español regional, dialectos aragoneses o aragonés, dialectos catalanes o catalán de Aragón y dialectos de transición entre estos dos últimos. Hay que decir que en su época, siguiendo un criterio político, sólo se utilizaba el término lengua para los idiomas correspondientes a un Estado. Por ello, tanto el catalán como el aragonés son denominados dialectos. El aragonés ocuparía una amplia franja en toda la zona norte que alcanzaba por el sur hasta Sos, Biel, Ayerbe, Alquézar y Fonz. El catalán de Aragón llegaría quizás un poco más hacia occidente que en la actualidad e incluiría prácticamente todo el valle del Isábena. Los dialectos de transición ocupaban una estrecha franja en la línea trazada de sur a norte por Graus, Perarrúa, Campo ,Castejón de Sos y Benasque; esto es, el valle del Ésera. El benasqués o patués presenta más dificultades para su clasificación y Saroïhandy muestra sus dudas a la hora de incluirlo en alguna de las delimitaciones que establece.

En resumen, la publicación de "Misión lingüística en el Alto Aragón" permite reunir en un libro para su conocimiento y estudio los materiales recogidos por Saroïhandy en sus andanzas por nuestra provincia. Como escribió Joaquín Costa hace ya cien años, no debemos olvidar que el lingüista francés fue el iniciador de las investigaciones científicas sobre las hablas aragonesas y merece de sobras por ello un lugar destacado en nuestra memoria y en nuestro reconocimiento.

Carlos Bravo Suárez

Artículo publicado en Diario del Alto Aragón

No hay comentarios: